Pilar y su gestión para conversaciones difíciles

Pilar es una mujer que lleva 12 años gestionando un equipo dentro del departamento de logística de una Pyme.

Su liderazgo natural está orientado a las personas, es decir, las deja hacer, fomenta la autonomía y el desarrollo del talento. Trabaja en generar espacios para la conversación constructiva, potencia la comunicación abierta, bidireccional y la escucha activa.

Pilar cuida al equipo y el equipo cuida el proyecto consiguiendo los resultados deseados.

El ‘engagement’ laboral de la plantilla supone para las empresas una importante reducción de costes y unas mejoras económicas significativas

Con el tiempo, la confianza se ha ido consolidando y el sentimiento de pertenencia ha crecido en el equipo.

Cuando Pilar me confesó que siempre no había sido así, no podía creérmelo, parece tan fluida la actividad del equipo, tan dinámica y armoniosa a la vez, que es difícil imaginar que antes fuese de otra manera.

Pilar compartió que anteriormente había otra persona responsable con un liderazgo autoritario y una comunicación imperativa. El malestar del equipo era generalizado y necesitaban de un esfuerzo extraordinario para llegar a los resultados.

«El 20% de los trabajadores afirma sentir enfado a diario y solo un 10% se declara comprometido con su empresa.»

Según el informe sobre el Estado del Trabajo realizado anualmente por Gallup.

Cuando la persona responsable de Operaciones le pidió hablar con ella, quería conocer su punto de vista desde su experiencia en el sector y su conocimiento del equipo y de la empresa. El miedo la visitó y empezó a temblar…

El miedo como emoción, nos avisa de que igual estamos en peligro. En este caso, el peligro se concreta en… ¿tengo recursos para afrontar esta conversación?

Pilar aceptó la conversación y pidió aplazarla para dentro de unos días, quería preparársela para aportar.

¿Quieres saber por donde empezó Pilar a prepararse esta conversación?

1.- Prepararme internamente. Cómo me siento ante este tema, cuales son mis incomodidades, mis miedos, que me dicen? Escribir en un papel mis sentimientos, pensamientos y emociones me permiten quitarme algo peso y liberarme espacio mental. Desde aquí, es más sencillo encontrar una posición neutra.

2.- Salirme de la vivencia, de la emocionalidad. Visualizar momentos y situaciones como si fuese una película, como si lo estuviese viendo en una pantalla de cine. Esto no me está pasando a mi, está fuera de mi, yo estoy de observadora.

3.- Compartir situaciones reales y hechos concretos de forma aséptica. Depende como hayas preparado el paso 1 y 2 este paso te resultará más sencillo o menos.

4. No juzgar, exponer directamente. Podemos expresar lo que nos genera y como nos hace sentir determinadas situaciones, sin juzgar las situaciones y mucho menos a la persona que las ejecuta. Foco en las conductas no en el ejecutor. Pilar fue muy cuidadosa en este punto por eso dijo cosas como “el último viernes final de mes, cuando nos gritó HOY TIENEN QUE SALIR Y ENTREGARSE TODAS LAS CARGAS SI O SI, ¿ESTÁ CLARO?” En el equipo se generó tensión, hubo lloros de impotencia y el sentimiento de no ser vistos, de no importarle a nadie nos inundó

5.- Buscar conectar con la persona que tienes delante, no con el rol o el cargo que desempeña.

 La conexión siempre es con la persona no con el rol.

6.- Exprésale lo que necesitas tú. Aquí Pilar es cuando dijo, “te he ofrecido mi versión más sincera, más vulnerable; necesito contar con tu confianza y confidencialidad en la gestión de este tema que nos afecta a todos. ¿Tengo tu compromiso?

No improvises conversaciones difíciles, la preparación de dentro hacia afuera es la mejor hoja de ruta para afrontarlas y sentirte bien contigo.

Si quieres ser del Club de Pilar para afrontar conversaciones difíciles escucho@nekanelapuerta.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio